Publicado: 30 de Marzo de 2016

Cada tipo de ropa que tenemos en nuestro armario requiere de un tipo de almacenamiento diferente. Camisas, pantalones, chaquetas, abrigos, blusas, faldas, vestidos, corbatas, calcetines, zapatos, botas, botines, cinturones, bolsos, bufandas, pañuelos...

Cada cosa necesita su sitio para que el almacenamiento se haga de la forma más adecuada y nos encontremos las prendas en perfectas condiciones cuando vayamos en busca de ellas. Además, disponer de un sitio específico para cada cosa, hace que tenerlo ordenado sea una tarea fácil, rápida y sencilla.

Cada día acumulamos más cosas. Vivimos en una sociedad que no tiene arraigada la cultura de tirar, y ese “por si acaso…” hace que nuestros armarios estén repletos de un montón de cosas que no utilizamos, pero que ya que las conservamos, conviene hacerlo en buenas condiciones.


Hulsta

Si disponemos del espacio suficiente, la mejor opción es sustituir el armario ropero por un vestidor. Tienen más capacidad que un armario tradicional, pero además nos permite trastear, y tener a la vista todo el contenido, ya que generalmente, se trata de cuerpos de armario que carecen de puertas.

Necesitaremos una parte para ropa corta donde podamos colgar las camisas. Si se trata de un armario de ropa para caballero, en este hueco destinado a las camisas es conveniente disponer además de un corbatero. Puede ser extraíble, deslizante, o tratarse de una percha específica, pero también existen cajones con departamentos para corbatas, si no queremos prescindir del espacio que ocupa este accesorio en el camisero.

Hulsta

Una parte para pantalones. Se puede disponer una barra de colgar en la que vayamos acumulando perchas, pero en el mercado existen accesorios específicos para pantalones, que hacen que su colocación sea mucho más sencilla, y la apariencia del armario, más ordenada. La parte baja es la más utilizada con esta finalidad.

Leroy Merlin

Un cuerpo del armario debe destinarse a ropa larga. La utilizaremos para colgar en ella vestidos, abrigos, y prendas largas.

Los trajes de caballero necesitan un cuerpo de armario más largo que las camisas, pero más corto que el de los abrigos. Este espacio es también el adecuado para colocar faldas largas y blusones.

Los cajones de ropa interior deben estar separados interiormente para facilitar el ordenamiento de cada cosa. Son accesorios utilizados diariamente y tienden a desordenarse con facilidad.

Hulsta

Las camisetas, los jerséis y sobre todo las prendas de punto, deben guardarse en estantes, puesto que su colocación en perchas puede hacer que se deformen. Estas baldas pueden ser fijas o extraíbles, incluso puede tratarse de cestos metálicos, lo que facilitará la sujeción de las pilas de ropa.

Leroy merlin

La parte alta de los armarios es, precisamente por eso, la más inaccesible. Por esta razón la destinaremos a colocar en ella cosas que no utilizamos de manera habitual, como ropa de otras temporadas, maletas, mantas…. Pero también podemos optar por situar una barra de colgar. En el mercado existen sistemas de barra de colgar abatible, un accesorio altamente funcional que permite que este hueco pueda ser utilizado diariamente.

En un cuerpo independiente del armario, colocaremos los zapatos. Existen multitud de accesorios para colocar ordenadamente los zapatos, pero no hay que olvidar que debemos contar con departamentos específicos parazapatos, botines y botas.

Las bufandas y cinturones pueden colocarse en cajones destinados a ese uso, o en accesorios como barras diseñados con ese objetivo.

Aunque la mayor parte de los bolsos disponen de asas o correas de las que valerse para colgarlos, es adecuado guardarlos apoyados por la base, en estantes o huecos diseñados para ello, para una mejor conservación de la piel.

Ikea

Adecuar todos estos accesorios a nuestras necesidades, nos permitirá mejores soluciones de aprovechamiento de nuestro armario y nos facilitará el orden dentro del mismo, así como la búsqueda de algunas prendas, que en ocasiones desaparecen en el interior del armario como por arte de magia!!